lunes, 23 de mayo de 2011

Fuente del Avellano y Cuesta de los Chinos

Foto 1
      Escribir esta entrada me ha costado mucho. No por difícil o porque sea de un tema delicado,  en absoluto. La dificultad es que hay lugares que se quieren conservar más allá del tiempo; hacerlos demasiado conocidos parece delito. Las masificaciones turísticas actuales, sabemos que no son buenas, no nos engañemos.Y no siempre el que viaja sabe respetar el lugar en el que está. Por otro lado, he considerado que si algún foráneo, que vea este blog y vaya a Granada ; tenga también la oportunidad, siendo respetuoso con el entorno, de conocer estos lugares.


Foto 2, La Alhambra, desde el Paseo de los Tristes
     La caminata comienza al final del popular y muy visitado Paseo de los Tristes  ( Llamado del Padre Manjón, en algunos mapas oficiales, era un antiguo acceso al cementerio). Este lugar  tiene  magníficas vistas a la Alhambra (Fotos 1 y 2); y si la hora se presta te aconsejo que disfrutes, en una de  las innumerables terrazas que hay, de la cerveza local Alhambra 1925, elegida recientemente por el diario conservador ABC, como la segunda mejor de España. Bien, justo al final de ese Paseo encuentras un pequeño y encantador puentecito de piedra que cruza el Río Darro (Foto 1).



Foto 3, Inicio del Paseo de la Fuente del Avellano
     Una vez pasado éste, a mano izquierda, está El Camino de la Fuente del Avellano, lugar idílico, hoy maltratado.  Junto al río Darro, es uno de los lugares con más solera en  Granada   en el que puedes disfrutar el placer del paseo sereno
(Foto 3). Allí solían reunirse Ángel Ganivet y otros amigos para celebrar sus tertulias y allí iban también de excursión Federico García Lorca o Manuel de Falla. . La Fundación Albaicín recuperó en 2003 la zona como un "paseo literario", a través de la financiación del Ayuntamiento y fondos europeos.
Para recuperarlo, los responsables de la Fundación Albaicín decidieron acudir a diferentes poetas granadinos y pedirles un poema propio y el poema de alguno de sus autores favoritos. Los poetas elegidos fueron Luis García Montero, Ángeles Mora, Antonio Carvajal, José Carlos Rosales, Justo Navarro y el escritor Antonio Muñoz Molina. Éstos aportaron sus propios textos y eligieron obras de Jorge Luis Borges, Emily Dickinson, Francisco Acuyo, San Juan de la Cruz, Rafael Alberti y Henry David Thoreau. Son en total, doce poemas insertados en grandes bloques de piedra diseñados por el arquitecto Antonio Tejedor, que también ha diseñado los bancos que se instalarán en las próximas semanas. Si te gusta la naturaleza, no te defraudará este lugar.


Foto 4, Cuesta de los Chinos 
     Volviedo al puentecillo, pero hacia la derecha, se encuentra la Cuesta de los Chinos (Foto 4), lugar privilegiado situado entre las muralla de la Alhambra y los Jardines del Generalife. De hecho, es un acceso magnífico a las nuevas taquillas de  ambos monumentos y te permite admirarlos desde fuera, por si no eres partidario de seguir los pasos de los turistas. El nombre se refiere al empedrado, nadie piense en una venganza contra el ya nada lejano comercio oriental. Hay en toda la cuesta una hermosa variedad de especies vegetales y el rumor del agua de una acequia, al gusto de los antiguos pobladores musulmanes.



    Las fotografías han sido realizadas por mi amigo Rafael García.