viernes, 6 de mayo de 2011

Mercedes Sosa, la voz de la América que amo

     Hablar de la música de América, esa que podemos sentir en nuestro sentimiento más profundo, es imposible sin mencionar la voz penetrante y desgarrada, pero a la vez dulce de La negra. Hablo de la América que llevamos dentro de todos nosotros, que nos duele tanto y que amamos.    
      Mercedes Sosa es uno de los pilares del llamado Nuevo Cancionero, movimiento que quiere recoger todas las raíces populares de  Argentina.  Creo que sólo con la composición
" Alfonsina y el mar", habría ocupado un lugar memorable en la música de los tiempos, uno de esos a los que el  olvido no logra vencer.



      Está basada en el trágico fin de la escritora modernista argentina Alfonsina Storni. Para conocerla mejor, puedes leer el  último poema de ésta, desgarrador y que suena a una irremediable despedida:

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme puestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera,
una constelación, la que te guste,
todas son buenas; bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes,
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides. Gracias... Ah, un encargo,
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido...

  •      Pero volviendo a Mercedes Sosa, aquí tienes una bella recreación con unas  imágenes que me han parecido sugerentes y que plasman muy bien el tema  de la canción, que te he comentado. Debajo la letra hay que leerla con atención, no te las pierdas:


Por la blanca arena que lame el mar
su pequeña huella no vuelve más,
un sendero solo de pena y silencio
llegó hasta el agua profunda,
un sendero solo de penas mudas
llegó hasta la espuma.

Sabe Dios qué angustia te acompaño,
qué dolores viejos calló tu voz,
para recostarte arrullada en el canto
de las caracolas marinas,
la canción que canta en el fondo oscuro
del mar la caracola.

Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llamando,
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.

Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral
y fosforescentes caballos marinos
harán una ronda a tu lado,
y los habitantes del agua van a jugar
pronto a tu lado.

Bájame la lámpara un poco más,
déjame que duerma, nodriza, en paz
y si llama él no le digas que estoy,
dile que Alfonsina no vuelve,
y si llama él no le digas nunca que estoy
di que me he ido.

Te vas Alfonsina con tu soledad
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llamando,
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.

  •     Te dejo también otra versión de Shakira, más actual por si te apetece  contrastarlas, aunque dicen que las comparaciones son odiosas:
     

    • Pero el tema por el que es más conocida es  "Gracias a la vida" es el nombre de una popular canción de inspiración folclórica  de  Chile  compuesta e interpretada por la cantautora Violeta Parra, una de las artistas que sentó las bases del movimiento artístico conocido como la Nueva Canción Chilena Corresponde a la canción que abre su álbum Las Últimas Composiciones (1966), el último publicado por Violeta antes de su suicidio en 1967.  Aquí puedes oír la versión de Mercedes, en solitario, y en una curiosa y preciosa versión en la que aparecen María del Mar Bonet y Ana Belén, entre otras. Un lujo que puede ser un canto a toda la cultura hispanoamericana.  No me olvido de  Joan Baez, nacida en  Estados Unidos   otro ejemplo de eterna luchadora.