sábado, 21 de mayo de 2011

Movimiento Slow

     Estimado bloguero, tal vez , hayas puesto alguna vez el pie en un paso de peatones y hayas observado cómo algún vehículo pasaba veloz, sin hacer el mínimo intento por detenerse. Y no dejemos de hacer una mención especial  de los moteros macarras, cuya inteligencia es inversamente proporcional a su capacidad para originar decibelios y humos. Las prisa y el estrés, serían la justificación que nos darían, si es que nos dan algo diferente a un vocinazo o un corte de mangas.
      Por cuestiones de este tipo y muchas más ha nacido un nuevo movimiento llamado Movimiento slow. Seguramente te causen algo de gracia sus planteamientos, como me ocurrió a mí mismo, la primera vez que hoy hablar de él; pero después de haber recapacitado con tranquilidad, lo veo de otra manera.  El Movimiento Slow intenta que las personas reflexionemos por cuestiones tan simples como: 
  • ¿realmente es necesario vivir tan acelerados?
  • ¿disfrutamos lo suficiente de nosotros mismos y de nuestro alrededor? 
  • ¿por qué nos hemos dejado seducir por otras culturas, cuando vivimos en una que no tiene nada que envidiar? 
  • ¿por qué estamos tan ocupados en ganar dinero que nos asegure un futuro incierto, y no disfrutamos más el presente? 
  • ¿por qué no ir andando al trabajo o utilizar el transporte público, en trayetos cortos, y no en coche como se estima hacen el 80 por ciento de los ciudadanos?
  • ¿por qué no levantarte diez minutos antes y darte un homenaje con un buen desayuno? 
  • ¿por qué no dejar que sea la vida la que nos marque su propio ritmo?

   Y como puedes ver, de alguna manera han tenido cierta repercusión incluso en nuestras propias ciudades y se han creado la Citta Slow, Ciudades lentas, en español, al que se acogen siguiendo los valores de este movimiento, sin duda un gesto simple que tendrá mucho valor en el futuro. En España, a día de hoy, son ocho y en el mundo, unas cien. . Los asociados actuales y cualquiera que desee entrar en el club deben cumplir un manifiesto de 55 criterios agrupados en seis categorías: política medioambiental, infraestructuras, calidad del tejido urbano, apoyo a la producción y los productos locales, hospitalidad y sentido de la comunidad de sus habitantes y conciencia de Citta Slow.

      La "Vida Slow" es una cambio cultural que se  basa  en una vuelta hacia la revalorización de los afectos, la realización de actividades placenteras y; lógicamente eso implica también  comer saludablemente (Slow Food, no Fast Food).  De hecho este Movimiento Slow comenzó en 1986 como una protesta en Roma ante la apertura de un restaurante McDonald's en Piazza di Spagna y tiene como símbolo este caracol, repetido en esta entrada.
 

    En definitiva gozar de estar en familia o tranquilamente con los amigos, de una caminata o de una comida saludable (con alto contenido de frutas y verduras).  En esta era tecnológica trabajamos y comemos más rápido y dormimos menos horas de las necesarias, sin embargo, las cosas más importantes de la vida deben ser tomadas con más calma.
     Este movimiento comporta un cambio amplio en aspectos sociológicos, ideológicos y económicos (no tiene sentido, dentro de un sistema basado sólo en el consumismo).
     Espero que todas las reflexiones anteriores más que cerrar tus ideas, sirvan para lo contrario, reflexión serena y tal vez el día de mañana comience de otra manera.