jueves, 14 de abril de 2011

Cartas marruecas

       Las Cartas marruecas de José Cadalso pertenecen al llamado género epistolar, que agrupa a obras que se presentan en forma de correspondencia entre dos o más personajes literarios. La obra se nos presenta como un conjunto de noventa cartas, moda del momento muy del agrado de la Ilustración.    De las noventa cartas, más de los dos tercios son las que Gazel envía a Ben-Beley, ocho son respuestas a Gazel y tres a Nuño; mientras que Nuño envía cuatro cartas a Ben-Beley, seis a Gazel, y tres son respuesta de Gazel a Nuño.


       El género adoptado no es original ni ha sido tampoco elegido arbitrariamente; permite la posibilidad de ofrecer distintos y cruzados puntos de vista. Los corresponsales que intervienen son tres y actúan como remitentes y destinatarios. Dos son árabes, concretamente marroquíes; el tercero, español y cristiano. La elección de dos extranjeros no es tampoco casual: se trata precisamente de ofrecer las impresiones que, ante nuestro país, recibe quien viene con la mirada limpia y ajena a prejuicios nacionalistas.


     La ficción novelesca, con su indiscutible antecedente cervantino, consiste en afirmar que "la suerte" quiso que en sus manos cayera un manuscrito por muerte de un amigo. De los dos marroquíes, el joven viajero Gazel había venido a España en la comitiva de un embajador de Marruecos. Cadalso ha procurado que el lector de la época pudiera poner en conexión su inventado viajero con un personaje histórico y reciente. Muy pocos años antes, en 1766, un embajador de Marruecos, Sidi Hamet al Ghazzali, conocido precisamente por El Gazel, había estado en España durante varios meses, despertando la natural curiosidad, todavía viva en algunos sectores.

     El modelo más recordado por la crítica, ya desde el primer momento, fueron las Lettres persanes (1721), sátira de la vida en la Corte y en París, del filósofo y escritor francés barón de Montesquieu.

     Me gustaría concer la opinión de los que lo hayáis leído. No olvidéis lo importante que es la historia para entender el presente y que cualquier libro es una puerta para conocer las vivencias y las ideas de otro, algunas de las cuales las podemos hacer nuestras.