martes, 30 de octubre de 2012

Bécquer... bajo la tormenta

       
    El bello otoño y las obligaciones laborales se han conjurado para recordarme uno de mis poetas preferidos. Me gustaría comentar una de sus rimas. Como otras, es sencilla en apariencia, pero intensa y frágil en su hondura. Aquí el tema primordial es el amor, o más bien una de las consecuencias que conlleva, el desamor. Recurre a la Naturaleza, (aquí sugerida, entre otras ideas, por esa inigualable senda estrecha), que tanto encadiló a los poetas románticos:
        Gustavo Adolfo Bécquer, Rima XLI.




Tú eres el huracán y yo la alta
torre que desafía tu poder;
¡tenías que estrellarte o que abatirme!
¡No podía ser!

Tú eres el océano y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén;
¡tenías que romperte o que arrancarme!
¡No podía ser!

Hermosa tú, yo altivo; acostumbrados
uno a arrollar, el otro a no ceder;
la senda estrecha, inevitable el choque...
¡No podía ser!

                                                      1. Estudio lingüístico

Tú eras huracán y yo la alta torre...
  •    1a. Nivel léxico-semántico. De forma relevante encontramos dos campos semánticos que destacan con claridad y que son la clave para determinar los dos ejes temáticos con los que se desarrolla el poema:
  • enfrentamiento: desafía, poder, estrellarte, abatirme, vaivén, romperte, abatirme, arrollar y choque.
  •  poderío: huracán, alta torre, océano, enhiesta roca que firme, poder y altivo.
  •   1b. Nivel morfosintáctico.
    • verbos: Lo que predomina es el pasado. Predomina el pretérito imperfecto de indicativo, que da una idea de continuidad con lo presente: era, desafía y tenías. Pero todo está subordinado al pretérito perfecto simple del estribillo: pudo, muestra un proceso que se ha consumado; no en vano es tiempo de aspecto perfectivo (acción acabada), trasmite la sensación de algo decisivo e irrevocable
    • perífrasis verbales: habría que mencionar la importancia que adquiere una perífrasis de infinitivo con valor modal de obligación (tenías que) que se repite hasta en cuatro ocasiones:
        • tenías que estrellarte o que abatirme
        • tenías que romperte o que arrancarme

      • sintaxis:
        Las oraciones son cortas y la sintaxis no presenta una gran complejidad. Se tiende a la sencillez, el poeta pretende despojar de lo recargado para la comprensión del texto:
        • dos proposiciones de relativo en las dos primeras estrofas,
        • dos proposiciones coordinadas disyuntivas, en las mismas estrofas:
                                estrellarte o abatirme/ romperte o arrancarme
        • y frases nominales en la última y definitiva estrofa.
       
    Tú eras el océano y yo la enhiesta roca...

                                                           2. Estudio estilístico

    • 2a. Análisis métrico:

      • medida:  está compuesto por doce versos: nueve endecasílabos de arte mayor y tres pentasílabos de arte menor, la última sílaba de los pares simpre es aguda lo que otorga al poema un fuerte ritmo.

        •  ritmo acentual: destacaría que el primero y el quinto de los endecasílabos son enfáticos (acento en 1ª y 6ª sílaba) lo que trasnsmite un tono solemne y enérgico.
        •  hay encabalgamientoentre el primer y el segundo verso de cada estrofa, lo que acompaña cierta precipitación en el poema.
         
      •  rima: es asonante en los versos pares, forma que recuerda al romance, podríamos hablar de composición arromanzada. La rima es aguda (é).


      • poema: compuesto por tres estrofas de cuatro versos,  cada una con el siguiente esquema métrico:
        • 11- 11A 11- 5a       11- 11A 11- 5a       11- 11A 11- 5a
        • los versos son endecasílabos los tres primeros, y pentasílabo el cuarto. Éste último verso  actúa como estribillo y sirve de  resumen de la idea esencial: la pareja ha fracasado

                                               ¡No pudo ser!

    • 2b. Figuras retóricas o literarias:

      • epítetos: estos adjetivos, bastante abundantes, no son un adorno superfluo, sino que contribuyen decisivamente a la expresividad del poema: alta, enhiesta, firme, hermosa, altivo,estrecha, inevitable.

      •          antítesis:  La primera y segunda estrofa guardan un perfecto paralelismo En ambas secontrapone la actitud de la amada y el poeta en idénticos términos: 
          • huracán - alta / torre
          • Océano- enhiesta / roca que firme
        La última estrofa, aunque difiere en su composición, se pliega también a ese contraste que determina la forma del poema:
          • Hermosa tú, yo altivo
          • uno a arrollar, el otro a no ceder;
        De esta manera, la contraposición que en las dos primeras estrofas se desarrolla en dos versos, en el tercero seconcentra en uno:
          •  la senda estrecha,inevitable el choque;
      • metáforas: .La naturaleza y actitud de los amantes se refleja mediante elementos tomados de la Naturaleza salvaje y libre, que aportaba nuevos sentidos a sus estados de ánimo. Una Natura indómita y sin ataduras como ansiaban los escritores románticos del s. XIX, para sí mismos:
          • el huracán, el océano - la amada
          • la alta torre, la enhiesta roca - el poeta
        En el verso 11 hallamos dos nuevas nuevas metáforas que tienen sirven para sintetizar toda la relación sentimental, ya fracturada
          • la senda estrecha, inevitable el choque 
        ; la segunda es consecuencia de la primera
         
      Me gusta el poema porque su autor ha sido capaz de sugerirnos una historia de amor, habría que decir mejor de desamor, con unos elementos que aportan frescura y encanto. La imposibilidad de unión de dos personas a lo que ahora muchos denominan: incompatibilidad de caracteres, palabras imponentes y tajantes. Yo me quedo con la falta de diálogo o de comunicación; en  el día a día; en  la necesidad de buscar atractivos en ti para que tu pareja también los perciba; en la lucha contra la rutina; en que somos muy humanos y por eso muy, pero que muy imperfectos..