jueves, 21 de mayo de 2015

Publicidad y noticias desafortunadas

       Lo reconozco, hay un tipo de publicidad que admiro. Se trata de ésa que llega a nosotros con una notable vocación de meter la pata y dejar destrozado al que la ha diseñado. Es como si a un grupo de gladiadores de Roma los contratan, por equivocación, para hacer una representación sin ensayo de El lago de los cisnes. Es esa publicidad que se cuela en el lugar y en el momento más inoportunos. Veremos aquí algunos casos curiosos.  Algunas veces;  una noticia aledaña, hace que ambas resulten un auténtico estruendo que dejan  perplejo a cualquiera que pase a su lado, como el que no quiere... otras veces; el lugar inoportuno en el que algún aguafiestas la sitúa para echar por tierra todo el trabajo...



           Veamos aquí algunos ejemplos que podemos encontrar en en simple rastreo por ese mundo mágico que es Internet.






         No sabría definir la curiosa relación que existe en España entre los ciudadanos con los políticos que nos representan. No sé, pero me gustaría saber, si éste más odio que amor es similar en otros países europeos. Lo cierto es que tenemos un país en el que no paramos de quedarnos perplejos con lo que nos encontramos, algunos mínimos ejemplos, de esa publicidad difícil de definir. La reciente campaña del 24/05/ 2015 ha proporcionado esta perla electoral que seguiremos recordando por los siglos de los siglos:

     
          Las casualidades, seguro que son insondables.No sé si estos casos son producto de la rapidez con la que hay que diseñar el tabloide o puede deberse a la simple casualidad. Creo que más de uno/a no habrá querido mirar dos veces esta portada:


          Son también víctimas de los escurridizos designios del destino. Así no nos vamos a rasgar las vestiduras cuando nos encontremos algo como:



        
             Un caso memorable, clásico en las escuelas de publicidad, es lo que le ocurrió a la publicidad de Silk Cut en España, caso al que  dediqué una entrada en este blog. Un auténtico ejemplo de una fallida campaña publicitaria. En otras ocasiones, el sentido del humor puede ser un aliado imprevisto que complemente una noticia. La sabiduría popular puede encontrar una infinidad de recursos en cualquier situación:





              El mundo de los viajes es una auténtica fuente inagotable de esa publicidad inapropiada. Aquí traigo una escena inigualable de la película El show de Truman. Memorable película en la que se nos muestra la agencia de viajes más disparatada de la historia (fijaos en los carteles del local) y los medios de transporte más absurdos. No quiero desvelar más para no arruinar la trama, pero recomiendo esta obra, a la que ya dediqué otro lugar en este blog. Os traigo las escenas aludidas en su original inglés que le da más autenticidad:

    
          Claro que hay días en los que determinados anuncios son totalmente inapropiados. El publicista encuentra sin pretenderlo, esa circunstancia imprevista que arruina totalmente su buena planificación. Un alúd te viene encima, justo el día que menos te lo esperas...



         Y claro, no puedes publicitar en cualquier lugar. El proceso debes controlarlo hasta el final; de lo contrario te puedes llevar más de un susto con el resultado inesperado:



      

                He dejado para el final, dos casos recubiertos de un toque trágico. He decidido mostrarlos porque son ilustrativos de todo lo que hemos dicho anteriormente , eso sí con otra dimensión.