domingo, 1 de abril de 2012

La ciudad sitiada











      Viajero, si algunas vez te acercas a Granada, la descubrirás abrigada y rodeada por múltiples murallas de piedra que la resguardan...

  •      Aquí la lejanía se funde con cumbres nevadas que recuerdan leyendas, pasadas por los siglos. Montañas que son atalayas entre el mar y el interior, como la Sierra de Tejeda que con su pico de La Maroma (2066m), muestra las provincias de Granada y Málaga con todo su esplendor.






 
  •      Casi en el cielo, presidiéndolo todo, las cumbres de Sierra Nevada, vigilante sempiterno y guarda de La Alhambra a la que cubre sus espaldas.
Huyo de ti, porque eres poderosa,
sierra, de helar al sol cuando te ofende
y no de hacer la llama que me enciende
o más voraz, o menos rigurosa.

Huyo, porque entre nieves y entre rosa
sobre tus faldas sus venenos tiende
sierpe, si no se ve, que bien se entiende,
sierpe a mi voz de oreja cautelosa.

Fotos realizadas por Rafael García