lunes, 21 de febrero de 2011

A Javier Egea, "Quisquete"

   Cuando escribes un libro, parte de ti se introduce por los poros de una piel. Algunos, los que te lean, podrán descubrirte por otros poros en un lugar diferente y lejano, en un tiempo próximo al tuyo o totalmente remoto.
   Yo además de muchos libros mágicos con los que he soñado,  reído, llorado, amado, odiado, gritado, sentido miedo, dolor, ... ; tengo libros que son un pequeño tesoro. Uno de estos lo escribió Javier Egea y se llama "Serena luz del viento" y me lo regaló alguien, de quien la vida y el tiempo me ha definitivamente separado.

Otros poemas de Javier Egea 
   Conocí a Egea en uno de sus recitales en la legendaria Tertulia de Granada, su voz franca y amable, destilaba poemas iróncos, tristes, graciosos...Cuando terminó, mi adolescente curiosidad literaria le pidió una dedicatoria:
                                                          "Para ti, desde
                                                          mi más jonda
                                                          alegría"

   Además quien me lo regaló en la página posterior ya había escrito, con una letra cálida y redonda:

                                                           "Espero que nunca 
                                                            me olvides"
      Y en verdad nunca lo he hecho. Esto lo escribo muchos años después, sabes que nuestra miradas, las pocas veces que nos cruzamos, se muestra indiferentes. Pero no te he olvidado. Al menos queda la emoción intensa del recuerdo y sobre todos los versos de Egea. Versos sencillos y tiernos; indeferentes para muchos y, tal vez, significativos para otros. Versos como éstos:


"Perdóname el haberte conocido
con un trazo de risa en la mejilla.

Yo soy triste, mi amor, y tú lo sabes,
y tan trisres y amantes mis caricias.

Perdona mi alegría si mañana
me olvido la tristeza entre tus labios

o, sin querer, apenas un momento,
me aflora la sonrisa por los párpados.

Yo soy triste, mi amor, y tú lo sabes,
y así, tan triste siempre, me conoces." 

                                   Marzo 71, Bilbao