miércoles, 30 de mayo de 2012

Mis manos mi capital...

     Hasta ahora, sólo me había preocupado por la publicidad comercial, la más recurrente. Hoy me gustaría preocuparme por otra, la propagandística. Me he puesto a profundizar en los recuerdos, para encontrar algo que me impactó por su calidad y por su validez, todavía hoy creo que se conserva intacto. Me he tenido que trasladar a los meses de mayo y junio de 1977.
     Un rostro anónimo, seguramente lo más novedoso en esa España hiperpolitizada, compitió con los de Felipe González, Adolfo Suárez y Manuel Fraga para captar los votos del electorado catalán, era Luis Romero Huertes, de 54 años emigrante andaluz, se convertiría en la estrella electoral del Partit Socialista Unificat de Cataluña (PSUC).


    Después de consultar otras bitácoras, puedo asegurar que  para muchos es el mejor exponente de la publicidad electoral que se ha realizado en España. Eran sin duda, momentos de fervor político, en los que la sociedad anhelaba un nuevo espacio político tras una larga dictadura. Los partidos buscaban encontrar un espacio proclive; la sociedad también estaba bastante dispuesta a asumir una nueva aventura histórica, se producían así algunos mensajes que hoy nos resultarían, como poco, extraños.
    España se disponía a entrar en una nueva era, como en muchas ocasiones la publicidad buscaba un nuevo lenguaje para unos mensajes alejados del franquismo.



          • Elementos lingüísticos:

  •  Eslogan:  "Mis manos: mi capital. PSUC: mi partido" rezaba el póster electoral, vemos que cumple los princpios básicos: brevedad, carácter unitario (estar integrado con la imagen), funciones lingüísticas (apelativa, poética, representativa y expresiva).
                         
Podemos  reseñar algunos otros rasgos:
  • Paralelismo: vemos una triple construcción de determinativo posesivo+sustantivo:
      • mis manos-mi capital-mi partido,  se intensifica el contenido del mensaje.
  • Elipsis. reforzando lo anterior las formas verbales son y es son elididas lo que favorece la construcción nominal, la sustancia de la oración.
          • Elementos no lingúïsticos: 

  • Tipografía: utiliza una normal en negro y otra con letras rojas de mayor tamaño, para la formación política. El color rojo es símbolo de la izquierda. Baste recordar que estas formaciones eran clandestinas en España desde 1939.
  • Icono: El refuerzo gráfico de la hoz y el martillo, hoy en claro desuso, pone de manifiesto la ideología comunista y proletaria. Se antepone a la bandera de Cataluña, la Senyera, representada por esas bandas a dos colores. Izquierda y nacionalismo se unen, de esta manera.
  • Color: observamos que la gama cromática es reducida, rojo, blanco y negro. Pero llena la imagen de contrastes, se resalta el rojo. El blanco y negro, le añaden eficacia al mensaje que evita el exceso y se centra enla sencillez, claro que aparente.
  • Luminosidad: de un fondo negro ensombrecido, emerge la figura humana iluminadas la cara y las manos, que son los dos elementos principales.
  • Plano de la imagen: plano medio, descriptivo pero con elementos narrativos, adivinamos el hombre, su vestimenta más bien humilde, que es capaz de conectar con la amplia clase media española.

  • Composición de la imagen: tenemos que atender a las siguientes líneas y figuras geométricas que configuran una organización muy cuidada:
        • rojas paralelas- transmiten sensación de serenidad y profundidad.
        • eje azul- organiza la imagen en una perfecta simetría.
        • triángulo morado- el triángulo transmite la perfección y la armonía.
  • Cinésica: el gesto del hombre trasmite tranquilidad y franqueza. Aunque lo más interesante en primer término, es que vemos unas manos que se abren con una doble funcionalidad:
          1. mostrar un gesto de saludo, de amistad, de compañerismo,...
          2. mostar un gesto de transparencia y franqueza,...

Conclusión: 

Anuncio muy interesante que mezcla la sencillez y la sofisticación con un resultado interesante y muy rentable electoralmente.