jueves, 20 de enero de 2011

Chuck Norris, te queremos

     Ya sé que muchos no piensan lo mismo. Puedo entenderlo. Otros hemos captado ese don tuyo, que tantas veces hemos admirado en cine y televisión de llegar en el último momento: cuando a los buenos de tus amiguetes les queda un pequeño aliento,cuando a la mecha de la bomba le sobresale el equivalente a la picha de un virus,cuando al malo todo le va de maravilla; entonces tu figura altanera sobresale entre la niebla, o la maleza, o el desierto tejano, o la lluvia de Wisconsin  , o qué más da.  Con un par de sopapos los vas a dejar a todos listos, y el mundo volverá a sonreír y nos sentiremos todos  un poco más libres y podremos descansar mejor.

     La pena para el resto de los mortales es no tener tu arrojo y ese don de la oportunidad, que tanto envidiamos. Nosotros nos quedamos con las estrecheces del final del mes, las listas del paro, la cola del autobús o la declaración de Hacienda. Amigo Chuck, tú nos ensñas el camino diáfano de los tortazos finales, tú repartidor a domicilio de mamporrazos, choricero de hostiones, tú aventajado heredero de la puntualidad británica; al menos no te lías a tiros casi nunca, porque además tienes la mayor puntería nunca vista,  y te llevas a la trena a los pendencieros.
     Nunca está de más esperar el final, que todos conocemos, y libera a la sociedad de tanto malaje que siempre lo están fastidiando todo. Tú con tu halo divino, sirves tanto para un roto como para un descosido.


                                      Te queremos, Chuck