sábado, 11 de julio de 2015

El cine pintado

Tengo que reconocer que admiro a los que saben moverse en la vida sorteando la exclusividad a la que nos somete la sociedad: tú, médico; tú, bombero;... En el arte parece que es muy difícil traspasar esos parámetros. Mi amigo J. Mª. Llobell (al que he dedicado otras entradas ver 1, ver 2) creo que conoce estos secretos para elevarse por encima de las fronteras artísticas. Aquí os traigo en forma de entrevista realizada por Alfredo Palma,  una original experiencia en la que se une la pintura y el cine.

  ¿Puedes explicar en qué consiste la colaboración que estás llevando a cabo con el Museo de arte expresionista Jorge Rando, de Málaga?
Esta colaboración es el resultado de la aplicación de un proyecto pictórico personal al ciclo de cine (expresionista) que está dentro de las actividades que programa el Museo Jorge Rando. El proyecto consiste en la realización de cuadros inspirados en obras cinematográficas en general, pero en este caso las de estilo o herencia expresionista. A cada película que se proyecta en el Museo le dedico una obra pictórica que estará presente no sólo en la proyección, al lado de la pantalla, sino también en la presentación y coloquio que se realiza de la misma, donde siempre tengo la oportunidad de explicar cómo he traducido algunos aspectos cinematográficos al ámbito pictórico. El creador de esta idea (la de relacionar mi proyecto con la programación de cine) es el historiador y miembro del Museo, Cándido Pérez. Mientras que alguien no me desmienta, se trata de una actividad original y novedosa, que no se desarrolla, ni se ha desarrollado parecida, en ningún otro lugar.
Dentro de pocos meses se realizará en el propio Museo Jorge Rando una muestra expositiva de todas las obras que, de momento, llevo creadas con relación a las películas que de este ciclo de cine ya se han proyectado, en la cual se podrán tratar elementos fundamentales de este trabajo, que lo son también del cine, como el “storyboard”.


   En virtud de esa colaboración, hasta la fecha has apoyado con tus pinturas las proyecciones de las películas “Metrópolis” 1931 (Fritz Lang), “Sombras y niebla” 1991 (Woody Allen), “M, El vampiro de Düsseldorf” 1931 (Fritz Lang), “El hombre elefante” 1980 (David Lynch), “La mujer del cuadro” 1945 (Fritz Lang), “Daens” 1992 (Stijn Coninx), “Los santos inocentes”, 1984 (Mario Camus), “El Gabinete del Doctor Caligari” 1919 (Robert Wiene), e incluso alguna más que no llegaron a proyectarse.
  ¿De cuál de estas obras has quedado más satisfecho con el resultado final obtenido y por qué?
Me resulta complicado decantarme en preferencias por alguna de estas obras, que por ahora son nueve, ya que a cada una le dedico mucha atención, una atención en exclusiva, no tanto en ejecución, ya que soy rápido pintando, sino en pensar y preparar qué y cómo lo voy a elaborar. Pero sí puedo decir que creo que a medida que avanzamos en esta colaboración me voy sintiendo cada vez más a gusto y satisfecho, siento que voy encajando mejor las piezas de este proyecto, que aunque se basa en la experimentación y el planteamiento, en cada obra es distinto del anterior; en los primeros he ido tanteando en una búsqueda necesaria, para actualmente estar plenamente confiado en lo que hago. De igual manera he notado en el público que asiste a estas sesiones y en general a la gente que está al tanto de la obra, mayor interés en los últimos trabajos.


  ¿Qué criterios habéis seguido para la selección de las películas?
Yo no intervengo en este aspecto y generalmente me adapto y afronto el trabajo de la película que esté seleccionada. El encargado de la programación del ciclo, así como de conducir el coloquio de cada película es el crítico de cine Paco Casado que sigue unos criterios lógicos para el espacio en que se desarrolla: Las películas a exhibir serán las consideradas obras maestras dentro del cine de estilo expresionista o herederas de este estilo, aunque en ocasiones se proyectan según las circunstancias como por ejemplo para apoyar alguna exposición en el propio Museo, pero en cualquier caso grandes películas, que en la mayoría de los casos ya conozco bien.

  ¿Qué criterios sueles seguir para la elaboración de los cuadros de esta muestra?
En primer lugar veo la película e intento analizarla para encontrar sus ideas principales y en función de ello elijo una pequeña secuencia que la represente o bien, simplemente, mi momento preferido. Utilizo lo que en cine se conoce como “story board” o guión técnico visual previo al rodaje, y que habitualmente no sale a la luz pública, pero con la diferencia de realizarlo a posteriori para representar pictóricamente ese fragmento de película. La imagen de la obra la componen las distintas imágenes que componen las distintas tomas, incluso en algún caso una toma puede estar compuesta de varias imágenes; esto último queda claro en la manera en la que vienen numeradas. También se deja constancia de los movimientos de personajes y de cámara por medio de flechas. Elijo el formato teniendo en cuenta las imágenes seleccionadas y la manera de componerlas, igualmente también el soporte. A partir de aquí actúo como un artista expresionista figurativo (como es lógico), teniendo en cuenta que el artista expresionista, normalmente, toma modelos de la vida que le rodea para comunicar la relación emocional que tiene con ella y en mi caso tomo modelos en el cine (que ya es expresionista de por sí) para comunicar emocionalmente las sensaciones que me produce. Por ello planeo algunos aspectos técnicos que racionalmente identifico con ideas y elementos visuales de la propia película y fundamentalmente “me dejo llevar” por lo que me transmite su visionado.

  ¿Crees que cine y pintura se han influido mutuamente en el periodo de más de un siglo que llevan coexistiendo, o que solo ha sido en momentos u obras puntuales como las que estáis mostrando?
Desde que el cine en sus comienzos, en "El Gabinete del Doctor Caligari" decidió darle la espalda a la realidad y entregarle la ambientación fotográfica a artistas plásticos que pusieron toda su expresividad en los decorados, son muchos los directores de cine y técnicos de las distintas labores fílmicas, que se inspiraron o se inspiran constantemente en los distintos elementos visuales de la pintura, sobre todo, de los grandes maestros, por ejemplo con respecto a la composición se me viene a la cabeza "La última cena" de Leonardo recreada con mendigos por Buñuel en Viridiana. Al revés la influencia es más cuestionable ya que los pintores, lo que hacemos (como es mi caso en los últimos años) no es trasladar, a la obra en general, la estética cinematográfica sino representar características concretas como por ejemplo las imágenes del "star sistem". En nuestro caso, con respecto a este proyecto, creo que desde la pintura estoy realizando un homenaje al cine en toda regla, ya que son muchas las aristas de este medio que quedan reflejadas pictóricamente.
  ¿Hasta cuándo durará esta colaboración con el Museo Jorge Rando? ¿Estás preparando nuevas obras?
No hay nada escrito, de momento cuando se reanude el ciclo, después del verano, seguiremos trabajando en la misma línea, pero por lo que presiento, este es el comienzo de una maravillosa amistad. Ahora estoy planteando algunas obras para otros eventos pero empezaré a trabajar en profundidad cuando conozca la programación de la nueva temporada en el Museo Jorge Rando.