miércoles, 30 de mayo de 2012

Mis manos mi capital...

     Hasta ahora, sólo me había preocupado por la publicidad comercial, la más recurrente. Hoy me gustaría preocuparme por otra, la propagandística. Me he puesto a profundizar en los recuerdos, para encontrar algo que me impactó por su calidad y por su validez, todavía hoy creo que se conserva intacto. Me he tenido que trasladar a los meses de mayo y junio de 1977.
     Un rostro anónimo, seguramente lo más novedoso en esa España hiperpolitizada, compitió con los de Felipe González, Adolfo Suárez y Manuel Fraga para captar los votos del electorado catalán, era Luis Romero Huertes, de 54 años emigrante andaluz, se convertiría en la estrella electoral del Partit Socialista Unificat de Cataluña (PSUC).