martes, 20 de diciembre de 2011

Bodas de sangre



      Alguien ha hablado del  pánico a la hoja en blanco al definir la sensación del escritor para plasmar sus ideas. Imagino que la sensación del cineasta debe ser similar, hay que llevar a las imágenes lo que eran palabras. Pero si la imagen además, renuncia casi a lo oral y pretende expresar con el baile, la música y los gestos, todo se complica.
      Esta película puede ser um perfecto ejemplo de la evolución:
          palabra =imagen =danza

 

          Afortunadamente contamos con esta película que nos permite comprobar este proceso creativo, que aúna tres artes la literatura, el cine y la danza. Su director, alejado de   Andalucía   en su nacimiento, ha mostrado en su obra un entusiasmo por nuestra cultura y esta obra, junto a otras, nos pueden servir para reencontrar algunas de las esncias de nuestra tierra. Y no podemos olvidar que el origen de todo es la obra de Lorca que con muy pocas palabras, desgrana la esencia de esa Andalucía rural que todavía palpita en nuestros más profundos recuerdos.


               Película que nace de la fascinación que despertó en Carlos Saura la representación en forma de ballet de "Bodas de sangre" de Antonio Gades a partir de la obra de Federico García Lorca. Con la producción de Emiliano Piedra, comenzaba la serie de filmes del cineasta, mitad documental y mitad  representación dramática, donde juega un papel esencial la música y la coreografía.
    • primera parte en que el espectador asiste a los preparativos de la obra, curiosa y desconcertante. Saura nos lleva con un rodeo amable para que vayamos conociendo que lo que nos espera es una obra artístca sin fingimientos, no hay oportunidad para los trucos ni efectos especiales
    • segunda parte con la obra en sí, donde los preparativos de una boda se interrumpen por los amores de ella con un tercero, miembro de una familia rival. Resulta emocionante la mirada de Saura al esfuerzo creativo de Gades, lo que incluye un discurso del bailarín sobre su vocación artística. Y los bailes, muy estilizados y bien acompasados con la música, son servidos con imágenes muy bellas, de gran plasticidad. Pero que no piense nadie, que todo ello no permite que haya un trabajo actorial notable.  Como ejemplo, Despierte la novia, por favor no te pierdas los tres últimos minutos de este vídeo:

           Bodas de sangre es una tragedia en verso y en prosa del escritor español Federico García Lorca escrita en 1931. Se estrenó el 8 de marzo de 1933 en el Teatro Beatriz de Madrid por la Compañía de Josefina Díaz y Manuel Collado. Los acontecimientos trágicos y reales en los que podría basarse la obra de Lorca se produjeron el 22 de julio de 1928 en el Cortijo del Fraile, Níjar, Almería. Lorca los conoció por la prensa (diario ABC del 26de julio), si bien la escritora y activista almeriense Carmen de Burgos, originaria de Níjar, ya había escrito una novela corta sobre el suceso anterior a Bodas de sangre, llamada Puñal de claveles, que fue también inspiración para el autor granadino.


    •    PROTAGONISTAS: Madre, Novia, Leonardo y Novio:     .
      • Creo que la verdadera protagonista de la obra es la Madre en quien se manifiesta un dolor y  un odio provenientes de su amor al terruño y del pasado, por  la pérdida de su marido y sus hijos y tiene su única esperanza de felicidad en el hijo que le queda. Como en sus otras grandes obras son personajes femeninos los que sobresalen. Y sus antagonistas son dos:
        • el destino que es irreversible, sus familiares están destinados a perecer (hijos, marido). Destino por tanto del Novio, que desde el principio presagiamos.
        • Leonardo quien desea a la Novia de su  hijo y luchar con él,  para quedarse con ella. La muerte de ambos, Novio y Leonardo, será el resultado final de esa pugna.
      • Novia, la otra gran protagonista que se ve en la encrucijada de elegir entre lo que le propone el interés de su Padre, casarse con Novio y lo que realmente le exige su corazón: Leonardo.
    •  SIMBOLOGÍA: Pero si algo cautiva en la obra original de Lorca es su apuesta por un lenguaje poético en el que se mezcla con la estructura dramática. Y merece un lugar especial la utilización de personificaciones con valores simbólicos, destacaría:

      • La Luna, a su vez, aparece encarnada en un Leñador de cara blanca. Esta idea de Lorca puede vincularse con el tema principal de la tragedia: el leñador, por su oficio, es aquél que siega el ciclo vital, que destruye la obra de la naturaleza. La luna, al iluminar el terreno, permite que los dos hombres se encuentren y se maten. El leñador, como figura macabra, corta de golpe la simiente, la vida joven. La muerte es pesentada como una Mendiga que busca la complicidad de la luna para lograr sus objetivos.
      • El Caballo figura esncial, representa la pasión sin orden de los amantes.