martes, 20 de diciembre de 2011

Bodas de sangre



      Alguien ha hablado del  pánico a la hoja en blanco al definir la sensación del escritor para plasmar sus ideas. Imagino que la sensación del cineasta debe ser similar, hay que llevar a las imágenes lo que eran palabras. Pero si la imagen además, renuncia casi a lo oral y pretende expresar con el baile, la música y los gestos, todo se complica.
      Esta película puede ser um perfecto ejemplo de la evolución:
          palabra =imagen =danza