martes, 8 de marzo de 2016

Huerto ecológico escolar I.E.S. CARTUJA


           Llevo varios años observando cómo  compañeros como Rosa y Encarna, realizan una labor interesante con el desarrollo de un Huerto ecológico escolar. Como ocurre en un sinfín de ocasiones en esta vida, su esfuerzo y entusiasmo no recibe todo el reconocimiento acorde con lo que hacen: los desmotivados alumnos, desinterés general por el medio ambiente, sociedad que no valora lo sencillo, y tantas otras cuestiones. Pero eso no quita, mi admiración por una idea tan estupenda y necesaria para crear valores de acercamiento a la Naturaleza, tan necesarios ahora que no dejamos de devanarnos los sesos con un sinfín de nuevas técnicas educativas y seguramente estamos olvidando las esenciales...












    Con la finalidad de completar la formación del alumnado con necesidades educativas especiales (NEE)  o de compensación educativa, con adaptaciones curriculares significativas o no, surge la implantación de asignaturas de libre creación como este proyecto, buscando el desarrollo integral de la persona como objetivo principal de la educación. Se intenta facilitar la normalización e inclusión de estos alumnos en todos los ámbitos de la vida, dando atención a aspectos globalizadores y relacionados directamente con la realidad cotidiana.



  Este proyecto, también pretende ser una propuesta que facilite el conocimiento de los elementos del ambiente, sus características, relaciones y cambios, de modo que los alumnos sepan relacionarse con él de forma respetuosa.
  Además creemos que, al utilizar una metodología totalmente práctica,  puede ser una buena herramienta didáctica para motivar a aquellos alumnos que, por diversas circunstancias,  manifiestan una actitud negativa hacia los estudios,.   



   El alumno mediante la experimentación, puede fijar mejor los conocimientos adquiridos en el aula. Será por tanto un recurso para la atención a la diversidad, así como de apoyo a las áreas que integran loa distintos ámbitos.
  El proyecto pretende desarrollar sus actividades no sólo en el Huerto ecológico escolar, que está funcionando desde hace algunos cursos, sino extenderlas a la amplia zona de Jardines con que cuenta nuestro Centro e incluso poner en marcha  parcelas, que hoy están en desuso, para la creación de viveros, un cañaveral, etc. que permitan una mejor sostenibilidad del proyecto".
 
Rosa




Comienza un nuevo curso en el Cartuja y con él todas sus novedades: alumnos nuevos, compañeros nuevos, nuevas perspectivas, ilusiones e incluso asignaturas. La nueva propuesta se nos presenta en formato PROYECTO, y sus apellidos son: HUERTO ESCOLAR.
 
 ¡Dios mío!, nosotros chicos de ciudad, cómo nos las vamos a apañar, por dónde empezar… Sin embargo, en estas cuestiones, el ingrediente fundamental no se compra ni se vende; se tiene o no se tiene y, en este caso se tiene, y mucho: ilusión, interés y ganas.


  Por tanto, buena parte del camino estaba allanado y la tierra, bien abonada, nunca mejor dicho. Nos equipamos de guantes, azadas, rastrillos, almocafres, carrillos etc... Para iniciar las tareas de acondicionamiento del terreno y distribución de las parcelas de cultivo. Quitamos piedras, malas hierbas y otros elementos no deseables.

  También contamos con la gran ayuda de nuestro jardinero que, amablemente nos removió la tierra con una máquina apropiada para ello. El siguiente paso fue contar igualmente con otra valiosa ayuda: nos visitó un ingeniero agrónomo para, sobre el terreno, enseñarnos la manera de proceder a hacer los surcos y calcular medidas para por último empezar a sembrar: nuestro principal objetivo.
 Así, con nuestra mejor voluntad y mayor empeño, nos dispusimos a ello y … con más o menos trabajo, lo fuimos consiguiendo. Ya solo quedaba la paciente tarea de observar, regar y esperar. Hasta que, pasados unos meses fuimos descubriendo con gran júbilo que nuestras lechugas iban aumentando su tamaño, las habas empezaban a crecer y a echar flores, los brócolis se iban formando o las coles y lombardas iban envolviéndose en sí mismas… realmente, todo un espectáculo de la naturaleza se nos va mostrando a nuestros pies cada vez que bajamos. Siempre descubrimos algo nuevo, algo diferente llama nuestra atención incluso desde lejos. A la vista de todos resaltan los narcisos de colores que ya han florecido o los tímidos narcisos que ya se dejan ver.

Encarna