jueves, 12 de marzo de 2015

¿Por qué cuando nos gusta la publicidad no nos atrevemos a decírselo a nadie?

 
      Creo que si quisiéramos recordar algo importante en nuestra memoria, muchas veces, pensaríamos en anuncios que nos impactaron.  Me gustaría reflexionar sobre toda esta publicidad que recibimos, muchas veces sin que lo pretendamos, y preguntarme  si cumple algunos de los requisitos para los que ha sido creada. Algunos anuncios que considero imprescindibles:


 

        ¿Eficaz?   En este caso concreto no os quepa la menor duda. Realmente es importante hacer publicidad. Me gustaría empezar reflexionando con este vídeo ¿Realmente es importante hacer publicidad o es algo totalmente prescindible? ¿Qué pensáis?
    Como ha venido siendo la tónica de la marca que la realiza
Benetton , realizan una perfecta promoción sin gastarse ni un sólo Euro. La provocación te permite estar en boca de todos: doble polémica, beneficio doble:


 
       

           ¿Afable?   Consumir como sabemos es la base de nuestra economía, en ocasiones no es sinónimo de necesidad y es ahí donde comienza el papel de la publicidad: vendernos o informarnos de algo. La publicidad en sí es un mundo lleno con todos nuestros miedos y deseos, en ocasiones, es como un trampolín que nos eleva a los lugares más elevados de la imaginación y  otras, cae, en las más bajas cotas de las miserias humanas. Pero la genialidad, aparece por cualquier lugar, mirad la revisión del cuadro de Velázquez:
  Las Lanzas o La Rendición de Breda. Idea, genial.


       Hay que recordar cómo estaba España después de jugar, contra Holanda la final del Mundial de fútbol, lo ha sabido aprovechar cierta marca comercial de carburantes, para beneficio propio y, de camino, conectar con los muchísimos consumidores y seguidores de  La Roja.




   
         ¿Machista? Cuando éramos pequeños sufrimos el impacto de campañas como la del margen, la mujer todavía tenía ese papel secundario de ama de casa o de especialista en limpieza, sin muchas más aspiraciones en la vida. Y si os gusta éste no os perdáis el hito del machoiberismo de 1984: yo no me mancho, pero soy un verdadero cocinicas. Yo creo que muchas mujeres, y hombres, hubieran querido correr a gorrazos a este empedernido mayordomo, fiel a sus señores y tan riguroso con sus subordinados.  La lucha de clases y la igualdad de género, aquí encuentra un filón fácil que vendría maravillosamente a los teóricos de otros siglos:
       Claro que la tópica creencia del manazas masculino, especialmente en el ámbito culinario, no ha pasado desapercibido. No te pierdas esta pequeña maravilla:


   
            ¿Sencilla? Otras veces la publicidad logra inesperados éxitos que pueden catapultar un producto o una idea, desde la aparente simpleza. Abajo, tenemos un buen ejemplo con el grupo político de Cataluña   Ciutadans  , supieron relacionar con el desnudo de su dirigente dos ideas: nacimiento-claridad. Su campaña fue celebrada por su eficacia y con cierto reconocimiento por los electores.
      Aquí dentro de la sencillez no me olvidaría, con lo que fue un auténtico  hito publicitario en España, fue la campaña de otro detergente, todo es tremendamente simple, se quiere transmitir sencillez, honestidad y, lo más importante, seguridad en el producto que tienes. Los jóvenes no la conoceréis. pero preguntarle a cualquiera que haya pasado los cuarenta y haya vivido en España:
       O estos dos auténticos clásicos de nuestro país




    ¿Imaginativa? No le podemos negar a los textos publicitarios esta cualidad. Reconozco que en ocasiones, ciertas revistas me han resultado más interesantes por sus anuncios que por su contenido. Y pensemos en la tele, cuántas veces no hemos pillado con alivio, la pausa publicitaria para que nos liberara de uno de los horrendos programas de todos conocidos. Mirad este contra el tabaco, ¿puede ser más efectiva una campaña publicitaria? Me encanta éste de  Nescafé : imaginativo, la aparente monotonía del sueño es interrumpida por ese cambio de Z a la N del producto. Y no te pierdas estos cuatro que son verdaderas obras de arte: el primero como cursillo prematrimonial; el segundo, para los que amamos la lectura; el tercero, para que todos nos creamos libres; y el cuarto para desear salir corriendo y subirse a un avión:




       



            ¿Humana y solidaria? Los publicistas  conocen perfectamente nuestras debilidades y nuestros sueños, antes de invertir, tienen que estudiar cuáles son nuestra aspiraciones. Éste de Cannes en 2004, juega con la gran esperanza que todos hemos tenido alguna vez por ser estrella del celuloide. Me gusta la inmensa diferencia entre la sombra mítica y la estatura de la chica, dibujo sí , pero profundamente humano. Los colores reflejan un azul intenso propio de ese lugar mediterráneo. Podemos relacionarlo con éste también muy conocido, y francamente uno de los anuncios televisivos más recordados:

         Y uno que nos puede enseñar a pensar un poco más en los demás y a reflexionar, y otro que ha sabido unificar sentimientos religiosos, humanos y comerciales. Fuera de serie.




             ¿Simbólica?  La publicidad es esa invitada que nadie invita, la conocemos desde que vivimos y no parece que piense abandonarnos en mucho tiempo. Me gustaría terminar con el famosísimo en España,  Es muy difícil viajar por las carreteras españolas y no encontrarnos uno de los toros de la conocida marca española:  Osborne   anuncio que ha transcendido su labor publicitaria para convertirse en un icono de este país, incluso declarado como Bien de interés cultural en   Andalucía:



           Esta entrada fue publicada por primera vez el 24/06/2011 y está actualizada, ya que sigo añadiendo algunos anuncios.