miércoles, 14 de septiembre de 2011

Federico García Lorca: canciones de poemas


    
       
        Esta recoplilación es absolutamenta personal y no trata de ser rigurosa, simplemente recoger algunas de las mejores adaptaciones, según mi criterio, que seguramente no es de los más autorizados. Además es un homenaje que se aleja de esos actos adustos y académicos, llenos de encorbatados, que seguramente lo más cerca de la obra de Lorca será la portada de un libro que no habrán abierto jamás. En fin, disfrutad con las palabras y la música, que no quiero alargarme:
                                 Lorca: 75 aniversario de su muerte:

  • Ana Belén:   1998 es el año del centenario del poeta Federico García Lorca y Ana quiso conmemorarlo publicando dos discos bajo el título de Lorquiana en los que se recogen los poemas y las canciones populares del poeta granadino versionadas por Ana Belén y su equipo musical propio en conjunción con Chano Domínguez y sus músicos. Será creo un gran descubrimiento, para quien no lo conozca. Aquí tienes una bellísima adaptación, con música de Joan Manuel Serrat,  del poema: "Herido de amor"

Amor, amor que está herido
amor, amor que está herido
herido de amor huido
herido, muerto de amor
Decid a todos que ha sido
decid a todos que ha sido,
el ruiseñor
herido, muerto de amor
herido, muerto de amor
Bisturí de cuatro filos
bisturí de cuatro filos
garganta rota y olvido
cógeme la mano amor
que vengo muy mal herido.
Que vengo muy mal herido
herido de amor huido
herido, muerto de amor
herido, muerto de amor
Que vengo muy mal herido
que vengo muy mal herido
herido de amor huido
herido, muerto de amor
herido, muerto de amor
Muerto de amo
r
  • Leonard Cohen: en 1988, con su característica voz ronca que parece provenir de una gruta de la Tierra, con la canción "Take this Walz,", de su álbum I'm your man hizo una adaptación del poema: "Pequeño vals vienés" 
.    La canción ha sido interpretada posteriormente por el ya fallecido, Enrique Morente y Lagartija Nick, en su álbum Omega (1996), y por la misma Ana Belén en su álbum Lorquiana (1998), igual que el poema de arriba.

En Viena hay diez muchachas,
un hombro donde solloza la muerte
y un bosque de palomas disecadas.
Hay un fragmento de la mañana
en el museo de la escarcha.
Hay un salón con mil ventanas.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals con la boca cerrada.
Este vals, este vals, este vals, este vals,
de sí, de muerte y de coñac
que moja su cola en el mar.
Te quiero, te quiero, te quiero,
con la butaca y el libro muerto,
por el melancólico pasillo,
en el oscuro desván del lirio,
en nuestra cama de la luna
y en la danza que sueña la tortuga.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals de quebrada cintura.
En Viena hay cuatro espejos
donde juegan tu boca y los ecos.
Hay una muerte para piano
que pinta de azul a los muchachos.
Hay mendigos por los tejados,
hay frescas guirnaldas de llanto.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals que se muere en mis brazos.
Porque te quiero, te quiero, amor mío,
en el desván donde juegan los niños,
soñando viejas luces de Hungría
por los rumores de la tarde tibia,
viendo ovejas y lirios de nieve
por el silencio oscuro de tu frente.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals, este vals del "Te quiero siempre".
En Viena bailaré contigo
con un disfraz que tenga
cabeza de río.
¡Mira qué orillas tengo de jacintos!
Dejaré mi boca entre tus piernas,
mi alma en fotografías y azucenas,
y en las ondas oscuras de tu andar
quiero, amor mío, amor mío, dejar,
violín y sepulcro, las cintas del vals.
  • Camarón de la isla:  en su álbum de 1979, La leyenda del tiempo, el décimo álbum del cantaor andaluz . Considerado una de las obras más importantes en la historia del flamenco y, creedme, no es una exageración, supone una auténtica revolución al incluir sonoridades propias del mundo del jazz y el rock. En él hay varias adaptaciones de poemas de Federico García Lorca con música de Alameda, que fueron coproductores del álbum, además de Ricardo Pachón, Kiko Veneno y los hermanos Rafael y Raimundo Amador. A partir de este momento comienza su colaboración con el guitarrista Tomatito y se desvincula por un tiempo de Paco de Lucía. Traigo aquí una de mis preferidas, incluida en su obra teatral Bodas de sangre de 1931 y representada en 1933, la del poema: "Nana del caballo grande"

Nana niño nana,
del caballo grande
que no quiso el agua,
que no quiso el agua
el agua era negra
dentro de la rama
cuando llega al puente
se detiene y canta
quién dirá a mi niño
lo que tiene el agua
con su larga cola
con su verde sal
duérmete clavel
que el caballo
no quiere beber
duérmete rosa
que el caballo
se pone a llorar.