sábado, 30 de abril de 2011

Amigos de Alhama

     Os presento aquí un lib dub (que para la mayoría de los que no estamos tan puestos en estos barbarismos de corte moderna, es un  vídeo musical realizado por un grupo de personas que sincronizan sus labios, gestos y movimientos con una canción popular o cualquier otra fuente musical).




      Filmado por unos amigos que trabajan en el instituto de Alhama de Granada, aprovecho para recomendaros este precioso pueblo situado en el extremo occidental de la provincia  granadina. Si podéis no olvidéis recorrer sus calles y degustar su gastronomía, especialmente los vinos de la bodega Aranzada.  Es de tema navideño, perdón por el retraso, pero creo que merece la pena: felicitación.
Ah, la canción es de Mariah Carey.



     Y si os apetece algo más de la tierra, este magnífico romance, composición ya citada en otra entrada de este blog.

      Romance De La Pérdida De Alhama 

Paseábase el rey moro ? por la ciudad de Granada
desde la puerta de Elvira ? hasta la de Vivarrambla.
?¡Ay de mi Alhama!?
Cartas le fueron venidas ? que Alhama era ganada.
Las cartas echó en el fuego ? y al mensajero matara,
?¡Ay de mi Alhama!?
Descabalga de una mula, ? y en un caballo cabalga;
por el Zacatín arriba ? subido se había al Alhambra.
?¡Ay de mi Alhama!?
Como en el Alhambra estuvo, ? al mismo punto mandaba
que se toquen sus trompetas, ? sus añafiles de plata.
?¡Ay de mi Alhama!?
Y que las cajas de guerra ? apriesa toquen el arma,
porque lo oigan sus moros, ? los de la vega y Granada.
?¡Ay de mi Alhama!?
Los moros que el son oyeron ? que al sangriento Marte llama,
uno a uno y dos a dos ? juntado se ha gran batalla.
?¡Ay de mi Alhama!?
Allí fabló un moro viejo, ? de esta manera fablara:
?¿Para qué nos llamas, rey, ? para qué es esta llamada?
?¡Ay de mi Alhama!?
?Habéis de saber, amigos, ? una nueva desdichada:
que cristianos de braveza ? ya nos han ganado Alhama.
?¡Ay de mi Alhama!?
Allí fabló un alfaquí ? de barba crecida y cana:
?Bien se te emplea, buen rey, ? buen rey, bien se te empleara.
?¡Ay de mi Alhama!?
Mataste los Bencerrajes, ? que eran la flor de Granada,
cogiste los tornadizos ? de Córdoba la nombrada.
?¡Ay de mi Alhama!?
Por eso mereces, rey, ? una pena muy doblada:
que te pierdas tú y el reino, ? y aquí se pierda Granada.
?¡Ay de mi Alhama!?